Farmacología

Prevención de la diabetes tipo 2 con medidas no farmacológicas

09 noviembre 2020

Una intervención grupal sobre cambios del estilo de vida en pacientes con riesgo aumentado de diabetes tipo 2 logró reducir en más de un 40% la incidencia de diabetes en un seguimiento de 2 años. JAMA Internal Medicine, 2 de noviembre de 2020.

Efectos de una dieta baja en carbohidratos en el gasto de energía durante el mantenimiento de la pérdida de peso

22 noviembre 2018

BMJ, 14 de noviembre de 2018Reducir los carbohidratos en la dieta incrementa el gasto de energía durante el mantenimiento de la pérdida de peso, de acuerdo con el modelo de carbohidratos e insulina. Este efecto metabólico puede mejorar el éxito del tratamiento de la obesidad, especialmente entre aquellos con alta secreción de insulina.

Cambios de peso asociados con los estabilizadores del humor antiepilépticos en el tratamiento del trastorno bipolar

08 agosto 2018

Eur J Clin Pharmacol , 7 de agosto de 2018 Cada antiepiléptico estabilizador del estado de ánimo tiene efectos específicos sobre el peso corporal y, en consecuencia, requiere una estrategia discreta de educación, prevención, control y tratamiento. Se recomienda a los médicos adoptar un enfoque anticipado y activo, educar a los pacientes sobre el cambio de peso como un efecto secundario importante para llegar a decisiones compartidas e informadas sobre el estabilizador del estado de ánimo más adecuado.

Pérdida de peso como predictor de cáncer en atención primaria: una revisión sistemática y metaanálisis

11 abril 2018

Br J Gen Pract 9 de abril de 2018 La decisión de un médico de atención primaria de codificar la pérdida de peso es altamente predictiva del cáncer. Para tales pacientes, las vías de derivación urgentes están justificadas para investigar el cáncer en múltiples sitios.

Efecto delas dietas para la pérdida de peso en adultos obesos sobre la mortalidad, enfermedades cardiovasculares y cáncer

17 noviembre 2017

BMJ, 14 de noviembre de 2017 Perder peso al reducir las calorías con dietas bajas en grasa (unas dietas que también son bajas en azúcar y carbohidratos refinados) parece reducir la mortalidad prematura en las personas obesas